? Seguir a @aliantonio Google+ Google + Crisis, Negocios y Dinero » Blog Archive

Mírate en ese espejo

{ Posted on Apr 28 2009 by Alí Antonio Manrique }

the_rodrigueses_203Los Rodríguez son un joven matrimonio, que llama la atención por su intención de retirarse jóvenes y ricos a los 40 años. Mientras tanto ¿Qué están haciendo?

John y Gina Rodríguez, son profesionales, John es ingeniero de Microsoft y Gina trabajaba en el procesamiento de hipotecas y préstamos para la Wells Fargo. Solo que a los 27 años ya ganan juntos unos 174.000 mil dólares anuales, y han construido una formidable cartera de inversión de unos 380.000 dólares en acciones, fondos mutuos y dinero en efectivo.

Para hacer su sueño realidad se han convertido en profesionales tipo cinturón negro en el arte de ahorrar. En un país o una sociedad, donde el crédito fácil hizo estragos, los Rodríguez no gastan su poder adquisitivo en lujos. Viven alquilados, rara vez viajan, pocas salidas a restaurantes por no decir nunca y el colmo, gastan muy poco en ropa. El prefiere las T-shirts de Microsoft y ella lleva la ropa usada de sus hermanas.

La gran pregunta es si ¿En verdad lograran mantener ese estilo espartano para alcanzar sus sueños?

Como comenzaron

John aprendió la importancia del ahorro desde muy pequeño, gracias a su padre, quien renunció a ser gerente de una tienda para ser un profesor especializado en una escuela secundaria, lo que elevó los ingresos de la familia. Sus padres le enseñaron que debía trabajar para obtener las cosas que quería.

Mientras otros padres les compraban costosos juegos de video a sus hijos, papa Rodríguez le propuso un trato a su hijo, que barriera y limpiara el jardín para poder así ahorrar y comprarse el video juego. Nueve meses duró la espera!!

Cuando ingresó a la escuela secundaria, la mayoría de sus compañeros andaban en lujosos autos comprados por sus padres. John trabajó largas horas en una tienda de computadoras para poder comprarse un carro usado. No necesito a mi mamá o papá para que me compre un Mercedes de 60.000 dólares, yo puedo hacerlo por mi cuenta, se dijo.

Gina y John se conocieron en la tienda de computadoras, donde ella era cajera. Comenzaron a salir y a gastar dinero, como los típicos adolescentes: cine, restaurantes, centros comerciales. Pero al ingresar al segundo año de universidad John tuvo que pagarse sus propios estudios. El primer año lo pagó el abuelo, pero solo eso.

Así que en vez de pedir un préstamo como sus amigos, decidió trabajar para pagarse la universidad y vivir frugalmente. La gente decía que eso era muy duro, no obstante se graduó con honores y libre se deuda en solo 3 años.

Para Gina fue mas lento alcanzar la ética del ahorro de John, a mitad de camino en su relación ella tenía unos 5.000 dólares en deuda de Tarjeta de Crédito. Me encantaba ir a gastar para sentirme mejor, dice, por lo que ideó un plan para salir de su deuda. Sacó una licencia para vender inmuebles y pagó toda su deuda con la primera comisión.

Al comenzar a trabajar firmemente, John en Microsoft y Gina en Wells Fargo, John le propuso matrimonio, no sin antes viajar unas 12 horas para comprar el anillo de Gina y ahorrarse 1500 dólares en impuesto.Se casaron, compraron una casa de 377.000, con un avance del 5% y el resto financiado.

Al año el valor de la propiedad subió a 535.000 dólares, por lo que decidieron comprar para invertir una casa por 141.000, en Phoenix. Pusieron un 10% y contrató a una persona para que manejara la propiedad, por lo que a los 18 meses está valía 240.000 y así siguieron compraron dos casas mas, por cerca de 150.000 y 20% de inicial.

Pero no solo con bienes raíces han construido su fortuna, también han ahorrado furiosamente. Del  15 al 20% de sus ingresos mensuales y colocándolo en una serie de acciones, fondos y efectivo. Con tan solo 24 años ya ellos tenían un capital neto de 70.000 dólares destinados a su jubilación, mientras sus compañeros de su misma edad estaban lidiando con préstamos estudiantiles y deudas de TDC.

Tropiezos
John se buscó un asesor financiero quien le recomendó que comprara pólizas de seguro de vida, solo que después se encontró con la letra pequeña donde se le hacían cargos y penalizaciones. Entró en furia y descubrió que todo era su responsabilidad por no ser más cuidadoso. Así que gastó varios fines de semana, junto a Gina, tomando un curso acelerado en finanzas, leyendo libros y revistas relativos al tema.

Y así decidieron que ellos podían exigirse más y llevar su nivel de ahorro a otro nivel, por lo que vendieron su casa, se fueron a vivir alquilados, redujeron las salidas a restaurantes una vez al mes, decidieron usar el auto hasta que prácticamente estuviera inservible y resolvieron gastar máximo 300 dólares anuales en ropa.

Ni que decir que sus nuevos hábitos minimalistas le causaron ciertos problemas sociales. Como cuando a Gina, al ir a un restaurante y solo pedir un jugo y tomar agua, sus familiares pretendían que la cuenta se dividiera por igual. Lo mismo con John cuando declinó respetuosamente la invitación de los compañeros de trabajo para pasar un fin de semana en las Vegas.

Ese estilo de vida a veces crea roces entre ellos.  Gina dice que le incomoda vivir en la casa alquilada, la cual no puede decorar a su gusto, por otro lado la atormenta el constante reclamo de John para que ahorre, ahorre y ahorre. Pudiéramos morir mañana y no haber disfrutado nada, dice a veces. John por su parte dice que no le importa que la gente lo llame tacaño o agarrado.

Con el tiempo han aprendido a hacer concesiones, ahora salen a comer fuera dos o tres veces por mes, van a uno que otro Show, especialmente para su aniversario y Gina convenció a John de comprarse un sueño de 30.000. Un auto para carreras de Rally Cross, además John le ha prometido a Gina que le compraría una casa cuando salga una oportunidad.

Con todo aun consiguen ahorrar más de la mitad de lo que ganan y John compra agresivamente cuanta acción de Microsoft le pase por el frente. Aun así han surgido baches en el camino.

Tienen aun un largo camino por recorrer, pues han tenido unos inconvenientes que ponen de relieve lo difícil que es el camino a la riqueza, incluso para los más ahorradores. Los bienes raíces a veces se han tornado en un verdadero dolor de cabeza. Disputas con inquilinos mantuvieron una casa vacía por unos nueve meses.

El valor de las propiedades ha caído de manera pronunciada y los gastos de estas (impuestos, condominio, hipotecas) son mayores a las ganancias que generan. Además el crecimiento profesional puede ser un obstáculo. Gina harta de su empleo renunció y por varios meses su aporte al ahorro disminuyó, hasta que encontró una tienda que le interesó y pidieron prestado 75k para comprarla.

Todo esto lo han hecho sin asesoramiento profesional, no obstante en la medida que vayan avanzando necesitarán hacer un análisis más concienzudo de este asunto y estudiar más.

Lo importante de este relato es que muchos de estos comportamientos crean futuros millonarios, y si no llegan a ser millonarios por lo menos no tendrán problemas de dinero.

Si quieres leer el artículo completo de CNN.money.com,  haz click aquí

© 2017 Todos los Derechos Reservados. Crisis, Negocios y Dinero

Alí Manrique

Autor: Alí Manrique

Ingeniero con especialización en Gerencia de Proyectos (PMI) y Mercado de Capitales. Apasionado de los temas de Gerencia y Finanzas Personales, empresario por vocación y escritor en ciernes

Permítanos saber lo que piensa, déjenos su comentario