? Seguir a @aliantonio Google+ Google + Crisis, Negocios y Dinero » Blog Archive

La emoción y la inversión: ¿Cómo evitar la trampa del sesgo emocional?

{ Posted on Jul 09 2013 by Alí Antonio Manrique }

emocionesLa parte más difícil de hacer una inversión, es mantener la emoción a ralla. Esa emoción que nos impulsa a actuar de buenas a primera y que puede dañar todo lo que hemos hecho hasta la fecha. A todo el mundo le ha pasado que se ha dejado llevar por las noticias económicas del día y en base a eso desbarata una buena inversión. Invertir y saber comportarse es la clave de la gente que tiene éxito en ese campo. Warren Buffett ha dicho, por ejemplo, que es muy raro que él se deshaga de una inversión, pues no presta atención a las noticias económicas ni a los rumores del mercado,por lo que muchas veces ha visto como sus inversiones “pierden dinero” sin que él se altere para nada.

Ese es el comportamiento ideal que todo inversor debería tener. Pero, eso no es fácil, de hecho hay una teoría que muestra que todos en algún momento de nuestra vida somos propensos a sufrir desviaciones sistemáticas de la racionalidad estándar o del buen juicio, para tomar decisiones ilógicas o irracionales que pueden afectar severamente nuestra economía.

A esto se le llama sesgo cognitivo. Estos sesgos con cierta frecuencia causan que tomemos atajos mentales que pueden frustrar nuestro esfuerzos para balancear de manera exitosa la lógica y la emoción.

El Dr. Daniel Kahneman ha escrito un libro sobre el tema, llamado Thinking, Fast and Slow (algo así como Pensar, rápido y lento) donde explica como algunas personas pueden manejar esos sesgos.

Sesgos que son difíciles de evitar. Hay personas que son más propensas a esos sesgos  que otros, sin embargo hay estrategias de conducta que pueden ayudarnos a evitar esos sesgos y por lo tanto tener mayor control sobre nuestras inversiones. Estas son.

  1. Evite decidir desde la emoción. Cuando se trata del dinero de otra persona es muy fácil tomar decisiones sin que la emoción intervenga. Pero basta que sea nuestro dinero el que está en juego y allí la cosa cambia. Warrren Buffett es el ejemplo perfecto de este principio, el mismo ha dicho que el trata de ser cauteloso o temeroso cuando todos los demás son codiciosos y codicioso cuando los demás son cautelosos. Es decir no se deja arrastrar por las corrientes del mercado ni el entusiasmo de los demás al momento de invertir. Es esencial poner esto en práctica si quiere “comprar barato y vender caro”  y para ello es necesario apegarse a un plan por muy doloroso que este pueda ser (por ejemplo cuando las acciones suben alocadamente o se caen de manera repentina)
  2. No hacer nada es la opción por defecto. Hay un estudio que concluye que los porteros o guarda metas del futbol harían más si no hacen nada. Es decir que podrían bloquear más goles si se quedan estáticos en vez de moverse. Lamentablemente muchos de nosotros tenemos un sesgo para la acción, sobre todo si pensamos que no hacer nada nos hace ver como unos estúpidos. Muchos inversores han descubierto que les va mejor no hacer nada la mayor parte del tiempo, a pesar de que todo el mundo a su alrededor dice lo contrario.
  3. Entender que la inversión y el entretenimiento son dos cosas diferentes. Leer las noticias económicas puede ser entretenido, de hecho mientras leemos hacemos piruetas mentales sobre cada una de esas noticias, pero actuar en base a las noticias o dejarse influenciar por lo que dice la prensa, puede ser delicado para su economía. Las personas que tienen sus emociones bajo control actúan de esta manera: leen y no hacen nada al respecto o leen e ignoran lo que leen, la mayor parte del tiempo. No es fácil, pues justamente leemos para saber que puede pasar con nuestras inversiones. Tampoco hay garantía que al evitar los sesgos emocionales nos vaya ir mejor en nuestras inversiones, pero de lo que sí es seguro, es que reconocer que la emoción juega un papel clave en la manera como invertimos y tenerla bajo control evitando los sesgos emocionales, puede ayudarnos a que nuestras inversiones sean más rentables.

Tomado del NYT, de su sección de finanzas personales

© 2017 Todos los Derechos Reservados. Crisis, Negocios y Dinero

Alí Manrique

Autor: Alí Manrique

Ingeniero con especialización en Gerencia de Proyectos (PMI) y Mercado de Capitales. Apasionado de los temas de Gerencia y Finanzas Personales, empresario por vocación y escritor en ciernes

Permítanos saber lo que piensa, déjenos su comentario