? Seguir a @aliantonio Google+ Google + Crisis, Negocios y Dinero » Blog Archive

El Millonario de al lado o como ser uno más del club. Regla Nº 4 / 7

{ Posted on Apr 13 2009 by Alí Antonio Manrique }

carlos-slimREGLA Nº 4 – LOGRAN EL ÉXITO BASADOS EN SUS PROPIOS ESFUERZOS SIN QUE SUS PADRES LES ASISTAN  FINANCIERAMENTE DE MANERA IMPORTANTE.

Es decir se hicieron a ellos mismos. Si bien los que tuvieron la buena fortuna de contar con padres ricos que los apoyaron, ese apoyo se tradujo mas en preparación financiera para la vida, que en mantenerle un costoso estilo de vida.

Aquí no se aplicó el tan repetido “a mis hijos que  no les falte nada para que no pasen lo que yo pasé” . Los autores concluyeron que la mayoría de los millonarios “frugales” de su estudio, no recibió asistencia financiera significativa.

Esto no quiere decir que los padres los dejaron viviendo bajo un puente para que desarrollaran hábitos que los condujeran a la riqueza, simplemente no le pusieron las cosas en bandeja de plata con el fin de que desarrollaran hábitos constructivos que les permitieran no solo depender de ellos mismos, sino que en muchos casos terminaron aumentando la riqueza de la familia.

Alrededor del 66% de los millonarios que participaron en la encuesta, sólo recibieron subsidios económicos de sus padres para educación.

Habilidades como la disciplina financiera y la iniciativa, no se pueden transferir de una generación a otra. Deben ser adquiridas de manera individual por la persona.

Mas del 46% de los que han logrado una estabilidad financiera, le dan anualmente al menos $15.000 al año a sus hijos o nietos adultos. Aún así, como regla general, los beneficiados tienden a usar tales fondos para complementar el gasto de su estilo de vida. El estudio demostró que había una correlación negativa entre recibir fondos y acumular riquezas.

Otros resultados:

– Los hijos de millonarios tienen más probabilidades de graduarse de médicos (casi cinco veces más) o de abogados (cuatro veces más) que la familia promedio.
– Muchos millonarios exitosos le proporcionan fondos a sus hijos para que se inicien en el mundo de los negocios por sí mismos.

En conclusión, podemos aprender que:

– Darle dinero a los hijos adultos tiende a promover un estilo de vida costoso, en lugar de promover el ahorro o inversión.

– Los hijos no logran distinguir entre la riqueza que ellos mismos han generado y la que sus padres les han dado. Por este motivo, se perciben a si mismos más productivos de lo que son en realidad, lo que a su vez puede afectar los hábitos de consumo de las familias.

– Los hijos tienden a invertir menos su excedente y son más propensos a pedir crédito en anticipación de los futuros fondos de sus padres.

Pareciera que en lugar de dar regalos en dinero efectivo, lo mejor que puede hacer un padre es darle a sus hijos:

– Una buena educación
– Un buen ejemplo: un ambiente hogareño con un estilo de vida modesto.
– Rasgos buenos de personalidad: refuerzo al pensamiento y acción original, junto con un refuerzo por logros personales.
– Algunos medios prácticos para premiar el liderazgo y la aceptación de independencia personal.

Ser pobre no es un requisito para la riqueza y la futura independencia financiera. Tener padres ricos tampoco es una garantía para el éxito. Afortunadamente, muchos hijos de padres millonarios resultan ser exitosos en acumular riqueza. Basados en el estudio, parece que esto resulta de los hábitos implantados por los padres de vivir frugalmente, disciplina financiera e independencia.

Fotografía del Ing. Carlos Slim Helu, tomada de su site. Él es una prueba viviente de esta regla.

© 2017 Todos los Derechos Reservados. Crisis, Negocios y Dinero

Alí Manrique

Autor: Alí Manrique

Ingeniero con especialización en Gerencia de Proyectos (PMI) y Mercado de Capitales. Apasionado de los temas de Gerencia y Finanzas Personales, empresario por vocación y escritor en ciernes

  1. 1 Trackback(s)

  2. El Millonario de al lado o como ser uno más del club Regla Nº 7 / 7 | Crisis, negocios y dinero

Permítanos saber lo que piensa, déjenos su comentario