? Seguir a @aliantonio Google+ Google + Crisis, Negocios y Dinero » Blog Archive

4 emergencias financieras y como recuperarnos

{ Posted on Mar 04 2014 by Alí Antonio Manrique }

emergenciaVivir implica cambios, muchos cambios y rara vez estamos preparados para eso. Digo rara vez, porque los hispanoamericanos, por una razón que tiene que ver mucho  con nuestra idiosincrasia  somos pocos previsivos y dejamos en manos del Todopoderoso los asuntos mundanos. Algunos cambios que se han planeado son siempre bienvenidos, otros sin embargo nos encuentran estemos listos o no. Ya se trate de las molestias causadas por una tubería rota en el baño o la muerte inesperada de un ser querido, es difícil estar 100% preparado para algunos de los eventos inesperados de la vida. Muchas de esas emergencias se resuelven con dinero, con consecuencias desastrosas para nuestras finanzas personales.

Con el añadido de que puede cometer más errores por causa de la  vulnerabilidad del momento.

Lo mejor es estar preparado monetaria y físicamente para eventos críticos que pueden dar al traste con nuestros ahorros y literalmente llevarnos a la ruina.

Estas son las situaciones que se nos pueden presentar y como abordarlas sin consecuencias desastrosas para nuestras finanzas.

  1. Divorcio. Cuando se disuelve un matrimonio, usted probablemente tendrá que lidiar con un corazón roto, sino que con seguridad tendrá que lidiar con unas finanzas devastadas si el dinero es una parte del problema por el cual se está divorciando. La ira y la decepción no es precisamente el mejor estado de ánimo para hacerle frente a lo que sigue. Así que lo primero que hay que hacer es decidir por cuales activos vale la pena luchar. Una casa grande por ejemplo, podría ser una carga financiera muy grande para asumirla usted solo. Además de buscarse su propio abogado, trate de trabajar con un mediador para mantener las cosas funcionando. También hay que estar preparado para todo el papeleo administrativo que viene con el divorcio, deshaga las cuentas en conjunto que tengan, anule las extensiones de las tarjetas de crédito que tenga su cónyuge al igual que actualice los beneficiarios de su seguro de vida, cuentas de jubilación y planes de sucesión. Todo documento que demuestre su nuevo estatus debe guardarse en una caja de seguridad con el fin de evitar que se extravíe y poder demostrar  su desvinculación con su anterior pareja y evitar riesgos futuros. Conforme se ajuste a estar solo, también es necesario repensar sus finanzas como una persona sola. Eso significa pensar en cuáles serán sus gastos de vivienda, servicios y alimentación. Lo más importante es dejar que las cosas fluyan y no aferrarse al pasado. No cometa el error de estar pendiente de su ex. Ese tipo de pensamiento le tendrá atado a su ex cónyuge.
  2. Desastres naturales. La madre naturaleza puede ser cruel, desatando su furia con tornados, huracanes, inundaciones y terremotos. Si tiene suerte, es posible que solo tenga que reemplazar alguna ventana rota. Pero, de no ser así su vida financiera se podría ver seriamente afectada en un instante. En primer lugar, cuando ocurre un desastre natural, es importante concentrarse en la seguridad de su familia, luego entonces es el momento de centrarse en evaluar los daños y las perdidas. Si su propiedad está asegurada, es necesario recopilar todos los documentos que se necesitan para hacer los reclamos al seguro. Debe documentar todos los daños y llevar un registro de las personas con quien habló sean estos representantes del seguro o del gobierno. Si usted mantiene todo documentado es posible que el seguro le atienda de manera expedita o si no es el caso, puede ser elegible para las ayudas gubernamentales. No es lo mismo atender  alguien que no sabe que perdió ni que le falta a alguien que tiene todo documentado. Tenga cuidado de contratar trabajos de reparación y adelantar dinero. En momentos de confusión todo el mundo está dispuesto a sacar ventajas de las víctimas. Si el seguro acuerda reembolsarle por los daños, evite usar las tarjetas de crédito hasta tano no tenga plena certeza de que  le van a pagar. Son muchos los casos de que esos pagos demoran mucho tiempo y los damnificados contraen deudas que después no pueden pagar.
  3. La muerte de un ser querido. Esta es una de las situaciones más delicadas por nuestras finanzas personales pues es  muy probable que usted quede en una situación emocional que le impida tomar decisiones de tipo financiero. Los grandes expertos advierten evitar tomar grandes decisiones por lo menos en un año. Lo primero que hay que hacer es averiguar si la persona fallecida tiene deudas y si es así, examine si las deudas con tarjetas de crédito o hipotecaria, tienen algún seguro en caso de muerte. De ser así debe informar inmediatamente al banco, pues estos contratos especifican que el banco debe ser informado en un plazo no mayor de seis meses, de lo contrario la condonación de la deuda no procede. Si las deudas no están aseguradas ni están respaldadas por un activo de la familia, entonces usted no se puede hacer responsable de la misma. En algunos casos basta con enviarle al creedor el certificado de defunción del fallecido para cerrar la deuda. De ser el caso de que usted termine siendo responsable de una deuda, es aconsejable de que hable con el banco para hacer convenios de pago con el acreedor. Por último, recuerde que la lista de tareas financieras y legales es larga y exhaustiva durante este tiempo traumático, pero no debe negar lo que siente. Cuando se está de duelo no se está en condiciones para tomar grandes decisiones. Tómese el tiempo de duele que requiera.
  4. Quedar desempleado. Una carta de despido, puede colocar una nube negra en nuestra vida. Lo primero que hay que hacer es no lamentarse. Hay que pasar la página lo más rápido posible.  Lamentarse nos debilita y nos deja agotados. Lo primero que hay que hacer es buscar trabajo de manera inmediata. Nada de tomarse unos días. Use sus redes y sus contactos. Haga una lista de las cosas desea de su nuevo puesto, para que tenga claro al momento de negociar. No abuse de sus tarjetas de crédito y si es posible pague lo que debe. Ajuste su estilo de vida y elimine los gastos superfluos de manera inmediata (membresías de gimnasios, suscripciones a revistas, planes de su Smartphone, etc. Considere la posibilidad de trabajo a tiempo parcial hasta que encuentre un trabajo a tiempo completo. Si sus deudas son muy grandes, debe negociar inmediatamente con los bancos. La clave para sobrevivir a la pérdida del empleo es no solo la habilidad para reajustar sus finanzas rápidamente, sino su actitud.
4 emergencias financieras y como recuperarnos by
© 2017 Todos los Derechos Reservados. Crisis, Negocios y Dinero

Alí Manrique

Autor: Alí Manrique

Ingeniero con especialización en Gerencia de Proyectos (PMI) y Mercado de Capitales. Apasionado de los temas de Gerencia y Finanzas Personales, empresario por vocación y escritor en ciernes

Permítanos saber lo que piensa, déjenos su comentario