? Seguir a @aliantonio Google+ Google + Crisis, Negocios y Dinero » Blog Archive

10 problemas de arranque que acaban con las pequeñas empresas

{ Posted on Jan 06 2014 by Alí Antonio Manrique }

errores comunes de startupsDesde hace varías semanas he estado obsesionado con los temas relacionados con el fracaso y los errores que hacen que una aventura empresarial tenga un final infeliz. Eso lo cuento porque desde hace meses atrás mi socio y yo hemos estado pensando en incursionar en el campo de la tecnología de los servicios. Escogí ese campo de actuación debido a que desde mi propia experiencia siento que las variables que inciden en un negocio “normal” o de ladrillo como se dice en la jerga, son más difíciles de controlar en comparación con los otros y porque este tipo de soluciones pueden ser universales y se pueden aplicar y vender en cualquier lado.

Dentro de esta búsqueda me he encontrado con unos cuantos artículos que valen la pena compartir con ustedes, además conseguí todo un número de la prestigiosa revista de negocios Harvard Business Review dedicado al tema, que pienso resumir para publicarlo aquí.

Pero, ¿Cuáles son esas fallas de inicio que acaban con las pequeñas empresas, sean estas tecnológicas o no?  

Como bien se sabe, un alto porcentaje de nuevos emprendimientos (la tasa de falencia depende del país) no superan los cinco años. En los Estados Unidos, esa tasa es de 50%.

Muchos toman el fracaso de esa primera vez como un hito en el camino hacia el éxito, pues tratan de aprender de sus errores.

Pero, si uno puede aprender de los errores de otros sin sufrir los costos, la perdida de tiempo y el dolor ¿Por qué no hacerlo?

En ese contexto les traigo esta lista elaborada por Mark Zwilling y que nos puede servir a todos aquellos que están por iniciar una empresa, sea esta tecnológica o no. Estos son los errores.

  1. No hay un plan por escrito. Para muchos, un plan de negocios no vale la pena el esfuerzo. Muchos lo vemos como una camisa de fuerza y como un pre-requisito para buscar financiamiento. Sin embargo, Mark Zwilling considera que la mejor manera de asegurarse que realmente se entiende como transformar una idea en un negocio es mediante la escritura disciplinada de un plan. Si no sabes a donde vas, podrías terminar en cualquier lugar.
  2. El modelo de negocios no permite ganar dinero. Incluso una organización no lucrativa tiene que generar ingresos (o donaciones)  para compensar los costos de operación. Si su producto es gratis, o se pierde dinero por cada uno, es difícil fabricar un gran volumen del mismo. Usted puede tener la solución para el problema del hambre en el mundo, pero si sus clientes no tienen dinero, su negocio no va a durar mucho tiempo.
  3. La idea limita la oportunidad de negocio. No todas las buenas ideas son un buen negocio. A veces nos apasionamos tanto por nuestra idea que perdemos las perspectivas y la objetividad. No porque que estemos apasionado por una idea todo el mundo la necesita o significa que la van a comprar. No hay sustituto para la investigación de mercado,  elaborado por expertos en el tema para complementar la encuesta informal entre familiares y amigos.
  4. Las habilidades de ejecución son débiles. Una idea por si sola no vale lo que los que la conciben creen. De hecho una idea sin una ejecución excepcional no vale nada. Si usted no se siente cómodo tomando decisiones difíciles, tomando riesgos y asumiendo toda la responsabilidad, usted no hará bien el papel que requiera llevar esa idea a la realidad.
  5. El mercado está saturado. Al no tener competidores piense que es una bandera roja y puede significar que no hay mercado para eso que usted quiere crear. Pero encontrar 10 o más empresas con una simple búsqueda usando Google significa que ya hay demasiada gente en el negocio. Recuerde que los supuestos gigantes dormidos se despiertan con solo halarlos, por lo que suponer que Microsoft, Apple o P&G son demasiados grandes y lentos puede ser una estupidez.
  6. Cero propiedad intelectual. Si tiene previsto buscar inversores o cree que va a tener una ventaja competitiva sostenible contra gigantes dormidos, tendrá que registrar bien temprano todas sus patentes, marcas, derechos de autor y secretos comerciales. La propiedad intelectual es a menudo el mayor elemento de valoración de las empresas en fase inicial para los inversores profesionales.
  7. Equipo inexperto. En realidad, los inversores invierten en personas no en ideas. Buscan personas con experiencia real en el ámbito empresarial de la puesta en marcha de empresas nuevas. Si es su primera vez es bueno que busque a alguien que ha estado allí y aporte experiencia al equipo
  8. No entender cual recursos son realmente necesarios. Un recurso importante es la financiamiento en efectivo, pero otros recursos tales como contactos en la industria y el acceso a canales de comercialización pueden ser más importante para algunos productos. Tener demasiado dinero y no manejarlo con prudencia puede ser tan devastador como no tener nada o muy poco efectivo. No renuncie a su trabajo hasta que los nuevos ingresos estén fluyendo.
  9. Poco énfasis en la comercialización. El marketing viral y boca a boca no son suficientes en estos días para hacer que su producto o marca sean visibles ante el ataque implacable de los nuevos medios que hay hoy. Incluso el marketing viral cuesta dinero y tiempo real. Sin marketing eficaz e innovador en toda la gama de medios de comunicación, usted no tendrá un negocio.
  10. Renunciar temprano y con demasiada facilidad. Según Martin Zwilling, la causa más común de fracaso de las startups es que los emprendedores se cansan, se dan por vencidos y cierran la empresa. Muchos empresarios de éxito, al igual que Steve Jobs y Thomas Edison, se mantienen enfocados en su visión a pesar de los contratiempos, hasta que logran el éxito que sabían era posible.

Como se habrá dado cuenta la falta de un título universitario o un MBA no está en la lista de las causas por las cuales fracasa el arranque de una empresa.

De hecho ejemplos sobran de empresarios que abandonaron la universidad al igual que Mark Zuckerberg y Bill Gates, pero aún así el éxito de sus empresas está por encima del promedio.

La cosa más importante que se aprende en la universidad es la manera de aprender. Los mejores empresarios valoran la “inteligencia de la calle” además de los “libros inteligentes” para moderar su pasión con los principios de la realidad, expuestos acá, para mantenerse por delante de la multitud.

Por último trate de no cometer el mismo error dos veces.  Eso vale y no para ahora, sino para toda la vida. Saludos

© 2017 Todos los Derechos Reservados. Crisis, Negocios y Dinero

Alí Manrique

Autor: Alí Manrique

Ingeniero con especialización en Gerencia de Proyectos (PMI) y Mercado de Capitales. Apasionado de los temas de Gerencia y Finanzas Personales, empresario por vocación y escritor en ciernes

Permítanos saber lo que piensa, déjenos su comentario